2 tinteros,

La chica que miraba al cielo | JONAIRA CAMPAGNUOLO

lunes, marzo 12, 2018 Laura B 4 Comments

Título: La chica que miraba al cielo
Autora: Jonaira Campagnuolo
Editorial: Click Ediciones
Año: 2017
ISBN: 978-84-08-17739-5
Páginas: 237
Precio: 3,99€

(Agradecimientos a la editorial por el ejemplar)
"La separación de sus padres forzó a Mary a vivir su adolescencia entre dos ciudades, para pasar una temporada con uno y luego con otro. A sus 18 años, y a punto de iniciar la universidad, comienzan a exigirle que asuma responsabilidades, pero se siente perdida. En cada mudanza tuvo que dejar atrás sueños y amores quedando con las manos vacías. Para evitar que su historia se repita se enfrenta a su padre y huye de casa con el hijo de su hermanastra, un chico de tan solo diez meses de edad, cuyo único problema es tener a una madre drogadicta y a un padre camello que lo obligará a saltar entre las casas de sus familiares en busca de alguien que pueda hacerse cargo de él. 
Llega a Jamestown, una isla paradisiaca donde su abuela pasó sus últimos años, y donde quedaron ocultos secretos familiares capaces de transformarle la vida. Allí conocerá a Justin, un joven perseguido por sus propios demonios y quien la ayudará a hallar la fortaleza necesaria para seguir adelante, y se reencontrará con su antiguo amor, Eric, quien además de revivirle las emociones cernerá sobre ella un manto de dudas e inquietudes. 
Esta nueva mudanza traerá cambios muy dramáticos para la chica, ya que esta vez no estará sola, y eso la empujará a enfrentar la adultez sin estar preparada para ello, al tiempo que el amor toca a su puerta, así como el peligro."
La chica que miraba al cielo es una novela independiente ambientada en el mismo universo que La chica de los ojos turquesa, salvo que esta novela transcurre un par de años más tarde de lo ocurrido. Tenía curiosidad por saber qué nos traería la autora con esta nueva novela y no dudé en embarcarme en esta historia. 

Mary Sanders es una chica que estaba a punto de entrar en la universidad de Kingston, pero no tiene más remedio que poner rumbo hasta Jamestown, una isla donde su familia paterna posee una casa. Aquí no conoce a nadie, y por si fuera poco nada más llegar le acompaña hasta la casa en coche un sujeto de lo más desagradable.

Este impulso de ir hasta la isla viene para poner a salvo a Alex, su pequeño sobrino de diez meses, a quien busca Ronald, su padre, un camello con cierta influencia que tiene acorralados a los Sanders y cuyo objetivo es intentar recuperar a su hijo para que Valery, la madre de Alex y hermanastra de Mary, salga de allá donde quiera que se ha ocultado.

La soledad inicial durará poco tiempo, pues Justin Owen, residente en la isla y sobrino de Tom Owen, la persona que se encarga del mantenimiento de la casa de su abuela, aparece en la puerta de su casa. Gracias a él y a muchos otros personajes descubrirá cosas que su padre no le había contado acerca de él mismo y de su pasado familiar.

Aunque al principio me estaba atrapando el ritmo, la trama (no había leído la sinopsis, para así llevarme más sorpresas) y la situación de completa confusión que envolvía a Mary Sanders, a mitad de camino decae y se convierte en predecible. Los grandes secretos del pasado familiar, salvo alguno que otro, no son tan grandes como las expectativas crean. Es cierto que da gusto conocer más cosas acerca de ese pasado desconocido y te atrapa, pero tampoco es increíblemente revelador.

Sobre los personajes, no he conectado con ninguno, pero eso no quiere decir que no tengan sus virtudes. Mary está bien reflejada como una niña inexperta y muy valiente (por que decidme que quién tendría el valor con dieciocho años y, anteponiendo sus estudios, huiría "sola" hasta un lugar totalmente desconocido para poner a salvo a un bebé sin tener conocimientos sobre el cuidado de niños), sin embargo, por otra parte es muy hermética e incluso borde, viendo enemigas por todas partes y el narrador tiene demasiadas preferencias por ella en muchas ocasiones, encumbrándola.

El incuestionable protagonista masculino: Justin Owen. Cae bien, pero tan hermético como Mary. A veces tienen ciertas conversaciones en las que parecen desahogarse, pero desembocan en sexo y él no termina de confesarle por qué es así, sino que ella se entera por otros personajes. Y sus demonios tampoco es que se puedan categorizar como tal, ha tenido un pasado duro que hace serlo como es, pero, al igual que las revelaciones, nada que te haga poner los ojos como platos.

El conflicto más grave comienza a desarrollarse desde el principio y, cuando llega a su culmen, se disuelve rápidamente, de un plumazo. A partir de ahí, ves que va a desembocar como te puedes esperar, pero en cuestión de líneas ese final mejora. Y mejora. Y mejora. Y te parece absolutamente irreal que sea tan bueno todo.

La chica que miraba al cielo ha terminado decepcionándome un poco. Comienza con un inicio dinámico, exponiéndote una trama interesante en la que esperas mucha más tensión y poner en grandes aprietos a Mary. Sin embargo, no es así. Si te gusta la autora, no dudes en leerlo. Si te atrae la sinopsis (por otra parte bastante reveladora), te invito a que des una oportunidad a esta historia.


~ Laura B.

4 comentarios:

  1. Hola!!
    Una pena que te haya decepcionado, tenía buena pinta.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente no parece que congenio mucho con el new adult, pero si te llama la atención no lo dejes pasar.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Hola, muchas gracias por la reseña, lamento que te haya decepcionado, espero no pase con otras. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Muchas gracias por tomarte las molestias de leer la reseña. De verdad agradecemos que las autoras y autores nos respondáis directamente.
      Un abrazo,

      Laura.

      Eliminar