[RESEÑA] Suite Francesa

No es un secreto que siempre me han gustado los dramas de época, desde las adaptaciones de Jane Austen hasta la más reciente Outlander. Por ello, cuando llegó la Fiesta del Cine acabé decidiéndome por Suite Francesa, un drama romántico ambientado en un pueblo francés en los años cuarenta.

La cinta, dirigida por Saul Dibb nos muestra a Lucile Angellier (Michelle Williams), una joven que vive junto a su suegra Madame Angellier (Kristin Scott Thomas) tras la partida de su marido al frente de batalla. Intentará aprender a llevar las propiedades que heredará una vez muera la madre de su marido hasta que un día el pueblo se ve invadido por las tropas alemanas. Entre ellos surgirá una chispa que les unirá a pesar de las circunstancias.

Suite Francesa es la adaptación al cine de la recopilación de novelas homónima escrita en 1942 por la judía francesa de origen ucraniano Irène Némirovsky y es conocida entre su género, entre otras cosas, por estar incompleta. La autora habría terminado de escribir la segunda parte de las novelas cuando fue arrestada y trasladada hasta llegar a Auschwitz, donde murió. No fue hasta años posteriores que sus hijas encontraron el manuscrito y decidieron darlo a conocer.

La banda sonora, creada por Rael Jones y tan característica a lo largo de la película, envuelve la historia vinculando a Lucile y Bruno y llevando su conexión a un nivel que ninguno de los dos había experimentado en el pasado. El amor que entre ellos florecerá y las amistades de Lucile, a pesar de las habladurías del pueblo, harán que pase por más de una piedra en el camino hasta el inminente final (incompleto) que abre cientos de preguntas nunca contestadas.

Sin embargo, ni la fotografía, un gran factor a la hora de elevar la calidad de esta película, ni la banda sonora, estaría completa sin las maravillosas actuaciones de Michelle Williams (Mi semana con Marilyn) y Matthias Schoenaerts (Lazos de sangre), actores que ponen cara a la pareja de Suite Francesa. Con cada escena caemos más y más en la relación de sus personajes, viendo como dejan de ser actores para convertirse en los amantes de los años cuarenta que tienen todo en su contra.

Pero no solo los protagonistas son la gran joya de la película. Una irreconocible Margot Robbie (El lobo de Wall Street) en el papel de Celine te hará sufrir cada uno de los castigos por los que pasa su personaje. Kristin Scott Thomas (El paciente inglés), encargada de interpretar a la suegra de Lucile, hace un gran papel que se ve nublado por una evolución poco creíble de su personaje.

Si bien el nudo no es demasiado original en cuanto a historias románticas ambientadas en la segunda guerra mundial, la fotografía, actuaciones protagonistas y banda sonora hacen de la película algo diferente. Aún así, no logra acabar de envolver al espectador, quizás por el abrupto final. Para mí, Suite Française es una buena película para pasar la tarde, pero no una obra realmente llamativa como para  ser indispensable en la estantería de los aficionados al cine.



María Reinoso
Share on Google Plus

About María Reinoso

Entre letras y cámaras está formado cinco estudiantes madrileñas de Periodismo (Patri, Bea, Laura, Ari y María) que adoran la literatura, el cine y las series. En este blog podrás encontrar cualquier cosa, desde reseñas de libros y películas hasta recomendaciones con nuestros contenidos favoritos, pasando por crónicas de eventos y las últimas noticias del panorama cultural.

2 comentarios:

  1. Cuando la vi anunciada en television y vi de que trataba me hecho muchisimo para atras la trama, me recordo a los tipicos melodramas de epoca estilo Pearl Harbor con el valor dramatico añadido de que son una pareja de bandos contrarios, que eso mola mucho mas a los fans de pelis de este estilo. El que sea la adaptacion de una novela de la epoca tal vez le de mas puntos, pero por lo que leo en tu reseña solo es una pelicula correcta en el mejor de los casos, asi que no la vere definitivamente, gracias a ti xD
    Un saludo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que salvo que te gusten las películas de época y tengas curiosidad, no creo que merezca la pena verla. Está guay pero no es para tanto y ni siquiera refleja mucho la situación del momento respecto a la invasión nazi. Vamos, que si te aburres un día y te la pones, vale, pero no da para mucho más jajaja Un saludo!

      - María.

      Eliminar