all,

Entrevista a Robert Guédiguian y Ariane Ascaride, de La casa junto al mar

lunes, marzo 19, 2018 Alejandro C. 0 Comments

Una semana antes del estreno de la película La casa junto al mar, en Entre Letras y Cámaras, tuvimos la ocasión de hablar con el director y una de las actrices de la película que se estrena este 23 de marzo en cines. En nuestro caso, asistimos a una mesa redonda con otros medios donde con un gran trato, nos respondieron a todas nuestras preguntas. Pero si aún no has leído nuestra crítica de la cinta, pasa primero por ella y luego vuelve a la entrevista para evitar saber detalles de la cinta antes de tiempo.


¿Podría explicarnos por qué eligió ese final para la película?

Robert Guédiguian: Porque creo que la llegada de los refugiados y que los hermanos les acogen es el futuro, el mañana de Europa.

Ariane Ascaride: (risas) Pero te estás pasando, no lo digas así.

Robert: Es el mensaje de la película, y un mensaje para Europa y para el mundo. Y por lo tanto el eco, es el mismo que oían cuando eran pequeños. Esto hacen que renazcan, porque al principio de la película están clínicamente muertos. Ofrezco la solución.

Llama mucho la atención el protagonismo del teatro en la película. Quisiera saber si es una forma de escape a través de este arte, con la intención de Angèle de marcharse y dedicarse a su profesión.

Ariane: Efectivamente, es una escapatoria. Es una mujer que se ha construido a su alrededor como un caparazón. Es una mujer destrozada por dentro, que le cuesta respirar la realidad. Es una escapatoria el poder interpretar.

Los intérpretes cuando están enfermos o cuando tienen problemas, en el momento que llegan al escenario o al plató lo olvidan. En serio. Si tienes 40 de fiebre en casa y no puedes moverte, pero de pronto pisas el escenario y todo funciona. Pero luego vuelves a salir y te desmoronas. Por tanto, para ella es su escapatoria y su forma de vivir. Porque además ella está llena de culpabilidad.

El personaje de Angéle es una actriz que vuelve a poner en orden su vida por un suceso presente. Ariane, ¿ha llegado a estar en su lugar con la situación que se vive actualmente de forma artística y cultural en Europa?

Ariane: Jamás. Mi profesión no se plantea. No pienso en cuanto a mi carrera profesional. Es mi forma de vivir y de ser. Podría haber hecho una carrera, es decir, ser una actriz glamurosa, que acepta cualquier personaje que le propongan. Pero nunca fue lo que yo quería, lo que me gustaba.

Soy actriz al igual que otros son fontaneros o cirujanos. Somos indispensables. Ni más ni menos que los otros. Carezco de narcicismo. Para empezar hay que estar loco, ya solo con pensar que estarás en un escenario y vendrá gente a verte. Una vez hecho esto y es algo que asumo, no me apetece contar cualquier cosa.


La película habla de temas como la familia, el perdón, la reconciliación. ¿Qué es lo que más les ha costado?

Robert: Creo que lo más difícil en una película como esta es conseguir mantener en constancia el realismo y la parábola. Sería como intentar conciliar [a Bertol] Brecht y Chejov a la vez. Dos que no se tragaban. Brecht construyó su teatro en contra de Chejov, mientras que éste a la inversa es la sugestión, el subtexto, lo que no se dice claramente. Entonces en el teatro hay el naturalismo y el antinaturalismo.

La película está tan cargada que casi desborda, con conceptos, significados y mensajes, pero que en el primer nivel lo que hace falta es seguir la vida de los personajes, sus emociones, sus historias de amor, sus desamores, sus culpabilidades. Y todo esto mantenerlo constantemente de principio a fin es lo más difícil, y también lo más interesante.

Además, cuanto más se consiga eso, más rica es la película. Rica, y también divierte y entretiene. Si alguien no ve tal mensaje o no le apetece, porque en ese momento ya no pueden verlo, a primer nivel hay una narrativa, una evolución de personajes, que hace agradable ver una historia conmovedora. Por lo tanto la película tiene posibilidad de tener éxito sin que se vea el mensaje.

La casa junto al mar es una película de personas. ¿Cómo fue la construcción de los personajes y la relación entre ellos?

Robert: Se hace a la vez. A la hora de escribir el guión es algo novelesco. Se sitúan los personajes, se dibujan y se escriben secuencias donde ellos evolucionan solos. Se construye poco a poco, por lo tanto al principio hay un personaje que se queda, otro que se va al lado burgués y alguien que quiso hablar de eso.

Cuando empiezas a escribir el guión se parte de la idea de los tres personajes. Después ya empiezas a definir lo que van aportando y lo que van comentando, enriqueciéndose aún más. A veces alimenta el esquema de la fabricación del guión. Al principio era como un sondeo en la sociedad, no es por azar que haya dos personajes jóvenes y otro que no quiere dejar su profesión en la cala y le encantaría hacer teatro. Hemos puesto tipos de personajes. Intentado siempre incorporar un poco de locura a esto, metiendo el mundo entero en esta pequeña cala.

Ariane: Es trabajo, concordancia y el hecho de que todos durante el rodaje vivimos en la cala. Tanto actores como técnicos. Eso consiguió que nos apropiásemos del lugar y como hace tanto tiempo que trabajamos juntos, el principio es alcanzar una autenticidad y una verdad entre los personajes. Siempre buscando algo más difícil, y sobre todo que parezca natural en el desarrollo. Pero el hecho de estar tan juntos en el rodaje es algo inconsciente.

¿Cuánto tiempo les llevó rodar la película? ¿Cómo fue el proceso de casting?

Robert: Nos llevó ocho semanas. En cuanto al casting trabajamos con los de siempre que tienen mi edad.

Ariane: Y con quien no habías trabajado antes (risas).

Robert: Desde hace 3 o 4 años también están los hijos de los actores. Sigue siendo una historia de familia y siempre va muy rápido. El problema de Robert es siempre llamar con bastante tiempo de antelación a los actores, para que estén libres en esa época.


¿En qué momento nace esta película?

Robert: Es muy difícil contestar una pregunta así. Porque hay muchísimas películas que no haría que las que me gustaría hacer. Entonces hay una infinidad de ideas. Pero en un momento dado se decide por razones subjetivas que toda la película se va a rodar en la cala. Todos los inviernos desde hace muchos años he pensado en hacer una cinta en dicha época del año en la cala. A menudo como no había nadie, decía que habría que hacer algo de suspense tipo Hitchcock.

Ariane: Pero no era Hitchcock (risas).

Robert: Hago películas sin suspense pero hay sorpresas. Luego está bien ponerse restricciones. En este caso no hicimos ningún plano fuera de la cala. Son restricciones que están bien para la escritura.

Las historias que escribe Robert hace que se identifique con sus personajes. En este título, ¿con qué se identifica?

Robert: Creo que con los tres hermanos. Después, en la forma, me identifico más con Joseph. Con el contenido me identifico con los tres. Todos ellos encarnan en su voluntad haber intentado lo mejor posible. He transmitido la cultura de su padre, y para mí los tres son con quienes me identifico.

En la cinta salen tres hermanos y tres niños. ¿Podría decirse que es un reflejo de su vida pasada?

Robert: Sí y no. La idea misma de la niñez, del principio de la vida, sí. Como niñez. Luego en la realidad no porque no será la misma niñez. desde un punto de vista abstracto, un punto de vista poético, sí que le otorga ese sentido. Pero claro, en al realidad no. No se desarolla la historia de los niños, y habría que seguir otra hora.

Ariane: Pero vosotros podéis seguir la película en vuestra cabeza.

Sus películas pasan por festivales de cine importantes. ¿Cuál es la clave para competir en ellos durante tantos años?

Ariane: Porque es muy inteligente (risas).

Robert: Todas las películas que hago las presento a los festivales y no me gusta que me digan que no (risas). De hecho, antes de entrar a la entrevista estaba negociando una película que he producido, con Cannes y Venecia. De un amigo que es un cineasta kurdo, que ya ha ido hace muchos años a festivales, y empezamos pronto a atacar (risas).

Muchas gracias a Robert y Ariane por su tiempo y la entrevista.

0 comentarios: