Alex Lawther,

The end of the f *** king world

jueves, febrero 22, 2018 Patri Alonso 0 Comments


James (Alex Lawther) tiene 17 años y cree ser un psicópata. Lleva toda la vida haciendo cosas bastante peligrosas para un chico de su edad y en vez de socializar y hacer amigos en la escuela, dedica su tiempo libre a planear asesinatos. Aquí es cuando entra en juego Alyssa (Jessica Barden), una chica nueva del instituto que se ha mudado recientemente. Alyssa es una adolescente que cree saberlo todo del sexo aún sin haberlo experimentado. Es por eso que selecciona a James como su próximo ligue con el objetivo de obtener de él más de un par de besos. 

Pero James y Alyssa tienen más en común de lo que creen. Ambos están hasta las narices de sus padres y quieren mandarlo todo a la mierda. Y mandarlo todo a la mierda significa irse de casa robando el coche del padre de James tras proporcionarle un puñetazo. Sin rumbo fijo y dispuestos a pasar por alto las leyes, James y Alyssa se adentran en una aventura donde todo vale para sobrevivir


A primera vista The end of the f***king world es una serie indie de adolescentes sin mensaje alguno, sin embargo, la cosa cambia conforme llegamos a la mitad de la primera temporada. La base de la serie son sus personajes, esos James y Alyssa que en el primer capítulo parecen de lo más superficial y no puedes con ninguno de los dos pero conforme avanza les terminas cogiendo cariño. La transformación que desarrollan ambos personajes es la misma que un adolescente cuando trata de descubrirse así mismo. Tanto Alyssa como James deben enfrentarse al mundo real para descubrir que no saben todo como ellos caerían. 

Ese es el eje sobre el que centra el mensaje de la serie, una simple y cruel representación visual de lo que significa madurar y darte cuenta de que el mundo adulto no es como tu creías y que debes afrontar todo lo malo que hay en él. Y para esto funciona muy bien la voz en off de la serie, los pensamientos de los protagonistas sobre ellos mismos y sobre lo que les rodea. 


Es difícil hablar mucho de The end of the f***king world sin desvelar la trama entera y es que la serie tiene únicamente 8 episodios que duran 20 minutos. Eso la convierte en una serie muy ligera y no solo por su duración, sino también por el humor negro que acompaña a las situaciones que viven los protagonistas. 

Lo que destaca sobre todo de la serie es su magnífica banda sonora que siempre tiene un pequeño trozo de protagonismo en todos los capítulos. Además, esto va acompañado de una fotografía muy cuidada para una serie que, en apariencia, tiene pinta de indie. 

Si buscáis una serie cortita, cuyo único fin sea pasar el rato, The end of the f***king world es la tuya y además terminarás cogiendo cariño a estos personajes tan peculiares debido a su desarrollo. Yo estoy esperando con ansias una segunda temporada donde podamos ver más de Alyssa y James. 


Patri Alonso.

0 comentarios: