4 tinteros,

Cómo se hace una chica | CAITLIN MORAN

lunes, noviembre 06, 2017 Laura B 0 Comments

Título: Cómo se hace una chica
Autora: Caitlin Moran
Editorial: Anagrama
Año: 2015
ISBN: 978-84-339-7925-4
Páginas: 400
Precio: 20,90€
"Si eres una adolescente con unos kilos de más, te masturbas con sigilo para no desperar a tu hermano pequeño, vives en Wolverhampton, formas parte de una familia numerosa con una economía precaria, tienes un padre con aspiraciones nunca cumplidas de triunfar en la música, que abusa de la botella, y una madre depresiva, la vida puede ser un asco. Si para colmo haces el ridículo en la televisión local leyendo un poema, probablemente ha llegado el momento de tomar una decisión drástica. Empezando por cambiarte el nombre. Así es como Johanna Morrigan se convierte en Dolly Wilde y, sin haber cumplido la mayoría de edad, empieza a dedicarse a la crítica musical en una revista londinense. Y, entre concierto y concierto, la protagonista y narradora de esta novela de iniciación relata sin pelos en la lengua su empeño en convertirse en adulta a base de beber, fumar y dejar de masturbarse con artilugios variopintos para pasar al sexo con hombres no menos variopintos, entre ellos, un músico de Brighton poseedor de un miembro viril inhumanamente descomunal."
En cuanto descubrí la sinopsis que reza Cómo se hace una chica no pude resistirme para conocer la historia de Johanna Morrigan —o Dolly Wilde—, en la que promete el curioso despertar laboral en el mundo de la crítica musical y, de forma paralela, un despertar sexual con individuos de todo tipo. 

Y es que Johanna Morrigan no quiere ser más Johanna Morrigan. ¿Que por qué? Vive en un piso de  protección oficial con sus padres, su madre con depresión postparto y su padre, un músico frustrado que vive gracias a las prestaciones del estado por su discapacidad,  y con sus hermanos Krissi, Lupin y los gemelos sin nombre, que apenas tienen un mes de vida. 

Johanna tiene claras ciertas cosas: quiere triunfar escribiendo y liarse con alguien de una vez. Así que en cuanto Johanna descubre en el periódico que la televisión de los Midlands de Reino Unido convocó un concurso de poesía, y que quien ganara podría conseguir 250£ y leer el poema ganador en la televisión pública local. Cuando por fin Johanna aparece en televisión, hace el mayor ridículo de su historia y quiere desaparecer de la faz de la tierra. Incluso sus padres están cabreados por ser el objetivo de los gamberros de Wolverhampton. 

Es ahí cuando Johanna adopta el mantra «finge hasta que lo consigas», donde busca un nombre que no sea de «perdedora», y entre una gran selección, se decanta por Dolly Wilde, sobrina del escritor Oscar Wilde, y que era más reconocida por su orientación sexual y por su adicción a la heroína, que por sus dotes literarias. Durante unos cuantos años, Johanna lee religiosamente las revistas de crítica musical en la biblioteca de Wolvo, a la par que encarga a la biblioteca los últimos discos que han salido al mercado. Cuando ya adquiere una mayor confianza como para poder intentar publicar algo, prueba suerte y envía sus críticas. Y lo hace, mandando gran cantidad de ellas, hasta que Disc & Music Echo le da su primera oportunidad. 


Siendo sincera, con Cómo se hace una chica tienes que tener una paciencia inicial. Te ofrece una sinopsis más que atrayente (en mi caso), pero se hace rogar. Es cierto que te lo expone todo muy bien, hace que conozcas la psicología de sus personajes poco a poco, pero en sus inicios me esperaba otro ritmo, aunque terminó por conquistarme la prosa desenvuelta de Caitlin Moran. 

Johanna Morrigan es una chica que no teme al futuro, que no dice a nada que no, que quiere descubrirlo todo en primera mano, que quiere ir a conciertos, enrollarse por primera vez con alguien; quiere ser alguien en la vida, dejar huella, y nada la va a frenar. Johanna es una chica corriente, real: tiene algún kilo de más, pero no por ello pierde confianza ni a la hora de su trabajo ni cuando está dispuesta a acostarse con alguien. 

Y es que Dolly quiere ser experta en descubrirse y en complacer a sus posibles parejas sexuales. No tiene reparo en ello y tampoco se enamora de nadie con quien se acuesta, ni se pregunta si los demás podrían estar con otras personas. Porque Dolly hace lo que quiere con quien quiere, aunque en innumerables ocasiones tenga que complacerse ella solita porque los demás ya están satisfechos. Y eso es algo que tarda en comprender nuestra protagonista. 

Sobre los personajes, es imposible que no te encariñes con sus hermanos Lupin y Krissi, aunque al principio Krissi se haga más de rogar, es un personaje increíble, con sus ambiciones y problemas y el cual se va abriendo poco a poco, hasta que descubres que es un hermano de verdad, de los que nunca te van a dejar tirada por más que estéis enfadados. Su madre, aunque ahora sea un fantasma de lo que era por la depresión postparto, tiene mucha personalidad y trata de convencer a Dolly de que ahorre todo lo posible, aunque ella quiera ayudar a la familia. Y su padre, el excéntrico y discapacitado músico, acompañará a Johanna en sus primeros conciertos, a pesar de que le insiste de vez en cuando con que les de una oportunidad de que su grupo se dé a conocer en la revista. 

He disfrutado un montón con este libro y me he reído mucho, incluso no podía evitar partirme de risa en el transporte público y que me miraran de forma extraña. Si queréis una novela juvenil muy distinta y real a todo lo que habéis leído, permitidme recomendaros Cómo se hace una chica para que descubráis cómo Johanna conoce a Dolly. Le doy 4 tinteros


~ Laura B.

0 comentarios: