Better Call Saul

Tras el enorme éxito de la famosa serie Breaking Bad, llegó un spin-off basado en uno de sus mejores personajes: Saul Goodman. Esta serie, que cuenta con el mismo equipo creativo se sitúa seis años antes de los hechos de la serie madre. En ella se explora el pasado de Saul, centrándose en cómo llegó a ser el personaje que se puede ver en Breaking Bad.


Esta serie se puede ver sin saber nada anteriormente de los hechos ocurridos en Breaking Bad, ya que como se ha dicho anteriormente, ocurre seis años antes. Aún así, gana muchísimo más si se ha visto Breaking Bad, porque hay pequeños detalles, personajes e incluso alguna que otra referencia hacia Br Ba. Pero no por ello deja de ser disfrutable en cualquiera de los casos.

En relación a esto yo personalmente le encuentro un inconveniente. Y es que es una serie que puede alargarse bastante en el tiempo. Digo esto porque es tal el éxito y el nivel de la serie que como mínimo puede tener 5 temporadas, pudiendo llegar a superar a Breaking Bad (5 temporadas) en este aspecto. Cada temporada de Better Call Saul cuenta con 10 episodios cada una, contando con 3 temporadas a día de hoy. Pero viendo el avance de la tercera temporada da qué pensar acerca del número de temporadas.


Metiéndonos en profundidad en la ficción, Better Call Saul muestra personajes nuevos al lado del que interpreta Bob Odenkirk (James McGill). Completan el elenco principal Rhea Seehorn como Kim Wexler, Johnathan Banks como Mike Ehrmantraut, Michael McKean como Chuck McGill, Patrick Fabian como Howard Hamlin y Michael Mando como Nacho Varga.

La trama se va moviendo alrededor de estos personajes mayoritariamente, aunque ahí no acaba todo, ya que viejos conocidos de la serie madre se dejan ver en algún capítulo de este spin-off. Por este motivo es por lo que recomiendo ver Better Call Saul después de haber visionado Breaking Bad. Además, otro motivo para entender bien las escenas iniciales de la serie conlleva haber visto Br Ba.


Lo que no le falta es ese toque que le da Vince Gilligan, aunque obviamente no es Breaking Bad ni se le acerca. Pero es que tampoco quiere serlo. Esta serie tiene un tono diferente, conservando ciertos toques, bebiendo directamente de Breaking Bad.

La acción a veces es algo lenta, pero se compensan con otros episodios que son muy grandilocuentes. El estilo de esta serie, sobre este personaje es de lo mejor que se ha visto en televisión, en cuanto a spin-off nos referimos. También permite explorar y conocer el pasado de otros personajes provenientes de Breaking Bad, creando así tramas que a la larga se conectarán con los hechos de la serie madre.


Es por ello que recomiendo encarecidamente esta serie a todos aquellos fans de Breaking Bad, así como de Saul Goodman ya que es muy disfrutable. A los que no hayan visto Breaking Bad también se la recomiendo, pero antes es preferible ver la serie madre para entender todo lo que ocurre en BCS al 100%.
Share on Google Plus

About Alejandro C.

Entre letras y cámaras está formado cinco estudiantes madrileñas de Periodismo (Patri, Bea, Laura, Ari y María) que adoran la literatura, el cine y las series. En este blog podrás encontrar cualquier cosa, desde reseñas de libros y películas hasta recomendaciones con nuestros contenidos favoritos, pasando por crónicas de eventos y las últimas noticias del panorama cultural.

0 comentarios:

Publicar un comentario