all,

Regreso a Montauk

viernes, agosto 04, 2017 Patri Alonso 0 Comments

La película alemana Regreso a Montauk, llega hoy 4 de agosto a los cines españoles. Dirigida por Volker Schlöndorff y protagonizada por Stellan Skarsgård y Nina Hoss, la película habla sobre la añoranza del gran amor.
Max Zorn (Stellan Skarsgård), es un escritor alemán que viaja a Nueva York en plena promoción de su último libro. La ciudad de la noche provoca un gran sentimiento de añoranza en el autor, quién hace más de 20 años vivió una historia de amor entre los rascacielos que ahora vuelve a recorrer. Junto a su mujer, Clara (Susanne Wolff) y su agente Lindsey (Isi Laborde), acude a los eventos de promoción hasta que se topa con Walter (Niels Arestrup), un viejo amigo de su antigua visita a Nueva York.

A través de Walter, Max consigue contactar con Rebecca (Nina Hoss), la mujer con la que vivió el gran amor de su vida. Al principio Rebecca no se siente nada receptiva a la vuelta de Max. Para ella el tiempo que pasaron juntos ha quedado en el pasado y no desea volver a revivir aquellos años.

Sin embargo, Max y Rebecca se ven varias veces y finalmente ella le invita a Montauk, un pueblo alejado de la ciudad. Allí, ambos tendrán que hablar acerca del pasado y el tiempo que han vivido separados.

Durante las casi dos horas de cinta, Regreso a Montauk narra el rencuentro entre Rebecca y Max, quienes no se ven desde hace dos décadas. Sabemos que ambos tuvieron una relación entonces, nos cuentan cómo terminó aquello, pero poco sabemos sobre cómo fue el tiempo que estuvieron juntos. Y he aquí el gran fallo de la cinta. Las casi dos horas hacen referencia a ese reencuentro, pero falta información sobre cómo eran ellos durante ese tiempo para que puedas creerte más esta historia. Y es que hasta que no conocemos el punto de vista de Rebecca, parece que la película más que hablar del reencuentro, habla sobre un acoso
El personaje de Stellan Skarsgård expira romanticismo y añoranza por los poros. Como autor que es, refleja sus sentimientos en la escritura, y eso se transmite al espectador. Max asiste a eventos de lectura, y en ellos habla sobre su último libro, el que narra la relación que tuvo con Rebecca. Esto llena la película con frases inspiradoras y profundas  que reflejan los sentimientos del personaje de Max. Sin embargo su personaje se queda ahí. Parece que Max no tiene vida más allá de la que vivió con Rebecca. Y ni su mujer Clara, ni su trabajo, ni todo lo que ha conseguido durante este tiempo es lo suficiente relevante como para seguir con ello cuando Rebecca entra en su camino.

El personaje de Rebecca si muestra mayor dimensión que el de Max. Aunque cuesta mucho conocer sus pensamientos, cuando estos salen a la luz se descubre la construcción del personaje, una mucho más compleja que mejora la película.

En cuanto al ámbito técnico la cinta mantiene durante todo el tiempo unos colores frios que van muy acorde con la historia. Los colores y la música, la mayoría en instrumental, te transportan a ese ambiente melancólico y tranquilo. Y eso es sin duda un gran trabajo de Volker Scholöndorff. 

Pero aun así Regreso a Montauk no lo consigue. Su trama no resulta lo suficiente atractiva como para enganchar al espectador y junto a la ausencia completa de giros, la cinta se hace más larga de lo esperado a pesar de no llegar a las dos horas. La película cumple con lo esperado, pero no va más allá y no consigue lo que se proponía.
 
Puntuación:
 
Patri Alonso.

0 comentarios: